El componente desconocido de la Miel de eucalipto

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,60 de 5)
Cargando…




Las abejas no solo cumplen un rol polinizador en la naturaleza; estos laboriosos insectos cumplen también la tarea de producir miel. Esta propiedad se combina a la perfección con el néctar que se  extrae de algunas flores, en este caso, la flor del eucalipto, de donde se produce esta miel de eucalipto.




Como producto natural, no brota de la nada y también requiere pasar por muchos procesos, luego de los cuales se obtiene la miel que posee varios beneficios que desarrollaremos más adelante, por ahora conozcamos más acerca de la producción de la miel de eucalipto:




miel de eucalipto

Extracción de la miel de eucalipto

Al ser producida por las abejas, se encuentra en las colmenas. El proceso de extracción es el mismo que se usa para la miel común, en el que se usan dos tipos, según sea la colmena. También se usa el mismo para la miel de manuka y para el sirope de agave.

En las colmenas tipo layens, los panales se extraen y se libran de las abejas, sacudiéndolos; luego se meten en bidones para llevarlos al sitio de extracción de la miel.

En las colmenas tipo alza, se extraen las alzas mieleras, enteras. Luego se colocan en las centrífugas o extractoras de miel y comienza el proceso de filtrado; en este punto del proceso, la miel debe almacenarse a una temperatura de 20 a 22 grados.

Después del tiempo de enfriamiento, la miel se envasa y se almacena a una temperatura de 30 grados. La miel de eucalipto, tiene un olor balsámico típico del aroma del árbol y su sabor es amaderado.

Por ser un producto elaborado por las abejas, es estrictamente natural, es decir, el que ellas mismas disponen en su función mielera, sin la intervención de agentes químicos.

Usos de la miel de eucalipto

Al tener en su composición el elemento que aporta el eucalipto, considerado árbol medicinal, sus propiedades en materia de salud, son extensas.



  • En tratamientos de gripes y resfriados: Sus propiedades antioxidantes, antivirales y antimicrobianas, contribuyen a restituir el sistema inmunológico, propiciando el aumento de las defensas del organismo, haciendo que el virus de la gripe o resfriado desaparezcan.
  • Para despejar vías respiratorias: Ideal para el tratamiento del asma, faringitis, tos, bronquitis; alivia la congestión nasal y disminuye la flema y mucosidad.
  • En el aparato urinario: Desinflama y desinfecta el aparato urinario, de afecciones como cistitis y nefritis; contribuye a la eliminación de cálculos renales, sin tener que recurrir al uso de antibióticos.
  • En el aparato gástrico: Elimina la gastritis. Tomar una cucharada diaria en ayunas, hace desaparecer las molestias producidas por la gastritis.

Posee un alto nivel energético; es rica en vitaminas B6, B5, B3, B2, A, C, D.




Contiene magnesio, hierro, cobre, fósforo, calcio, potasio, azufre, manganeso y sodio. Esta composición la hace ideal para recuperar el organismo después de enfermedades, bajos niveles de nutrición y para reforzar el proceso de crecimiento en niños mayores de dos años.

La mezcla natural del eucalipto y la miel, aporta beneficios a la hora de cuidar la belleza, irradiándola desde el interior. El eucalipto, con su aroma balsámico, contribuye a generar sensaciones de relajación emocional, despejando la mente y estimulando la parte sensorial, lo cual contribuye a regenerar el organismo de manera integral.

Desde el punto de vista externo, una mascarilla sobre la piel de la cara, ayuda a recuperar la elasticidad y humedad, que,  suele desgastarse por acción de agentes externos, como el aire, el sol o el consumo de cigarrillos y pocas horas de sueño.

Aplicándola directamente sobre el cabello, durante unos pocos minutos, le aporta nutrientes, devolviendo su aspecto sedoso y brillante.

El componente de eucalipto en este tipo de miel, si bien se ha inclinado hacia sus propiedades curativas, preventivas y nutritivas, no ha escapado a la búsqueda de sabores exóticos para los paladares más exigentes, por el gusto a madera que reside en esta miel de eucalipto, junto a su fuerte aroma balsámico.

abeja madre

¿Por qué elegir este tipo de miel?

Las propiedades curativas del eucalipto, se encuentran en la miel que lleva su nombre, derivada del néctar de sus flores. Esto le otorga gran valor de consumo, pues sus múltiples aplicaciones en materia de salud, la hacen indispensable.







Es ideal para despejar las vías respiratorias, al tiempo que recuperan al organismo de baja de energías y vitaminas, propias de procesos infecciosos; aumenta las defensas y baja los niveles de estrés.

Su aroma inconfundible aporta un elemento notorio en las recetas de cocina, sin desvirtuar otros ingredientes, al lograr mezclarse de manera discreta, mientras actúa como preservante natural.

En procesos de recuperación del organismo en casos de desnutrición, sus altos niveles calóricos aportan energías y sus componentes vitamínicos, devuelven los niveles necesarios para un desempeño normal.

Ayuda a recuperar el buen funcionamiento del tracto digestivo.

Restituye la piel, devolviendo elasticidad y firmeza, mientras reduce el proceso de envejecimiento, por su alto contenido de antioxidantes.

Como mascarilla para el cabello, aporta sedosidad y brillo sin la intervención de agentes químicos, dando un aspecto saludable. Impide la caída del cabello y estimula su crecimiento, al incidir en la irrigación sanguínea del cuero cabelludo.

En términos  generales, la miel de eucalipto aporta variados beneficios en los diferentes aspectos de la vida humana, a un bajo costo.




Contraindicaciones de uso de la miel de eucalipto

Por tener un índice glucémico elevado, no debe ser consumida por diabéticos, pues se corre el riesgo de elevar los niveles de azúcar y causar graves problemas de salud.

Tampoco debe administrarse a niños muy pequeños, pues podrían contraer alguna bacteria, propia de los procesos de envasado, donde podrían quedar algunas partículas de la colmena; esto traería consecuencias indeseables, al causar enfermedades derivadas de esa bacteria.

Si desea controlar la ingesta de calorías, la miel de eucalipto no sería una buena idea en este caso, pues 100 gramos de miel de eucalipto, representan 350 calorías, en las que el 80% es azúcar.

Al ser extraído del néctar del eucalipto, debe tenerse en cuenta el tipo de padecimiento para saber si ha de utilizarla o no. Por ejemplo, no se debe administrar miel de eucalipto en los casos de:

  • Diarreas: El eucalipto es irritante del tracto digestivo.
  • Enfermedades del Hígado: pues el eucalipto influye en la efectividad de los medicamentos para tratar esta patología.









Responder